Cómo te ayuda el coaching a lograr una mejor gestión empresarial - somoscoaching.com

Cómo te ayuda el coaching a lograr una mejor gestión empresarial

6 mayo 2022

Lograr una mejor gestión empresarial requiere del uso de diversas herramientas clave que pueden permitir que un negocio crezca. Pero, entre todas las opciones que tenemos al alcance de la mano, queremos destacar una: el coaching.

De hecho, para ser más específicos, más que de coaching deberíamos hablar de coaching empresarial, pues es la rama concreta que se dedica a potenciar empresas, a mejorar los funcionamientos de las compañías y a preparar a sus empleados y líderes a mejorar su capacidad para el cambio, su adaptación a los nuevos tiempos y sus habilidades para aumentar al máximo la productividad.

El mundo actual, globalizado y sumamente liberalizado, exige estar muy atentos a todas las oportunidades de negocio y crecimiento que se presenten, de ahí que sea un sector muy competitivo, además. Así que, para entender mejor esta labor y lograr una implementación óptima, hay que apostar por el uso de todas las herramientas a nuestro alcance.

Qué es el coaching empresarial

Entendemos el coaching empresarial como el esfuerzo que se hace para lograr que un equipo humano, una organización o una empresa logre una máxima eficiencia en los resultados. Para ello, se aplican técnicas de motivación y satisfacción personal y profesional de los empleados, líderes y personas implicadas en el asunto.

En todo caso, no debe ser entendido como una consultoría, y tampoco es una terapia. En este caso, lograr una mejor gestión empresarial implica contar con un entrenador experto en negocios, alguien que aporta una perspectiva diferente y necesaria para hacer diagnósticos sistémicos y específicos y lograr una mejora notable.

El coach empresarial que se implique en el proyecto se debe alinear con los planes operativos. Así es como se logra una mayor eficiencia y una optimización palpable de todo cuanto se pone en marcha.

Las características del coaching empresarial

¿Qué caracteriza al coaching que permite lograr una mejor gestión empresarial? Vamos a conocer algunos elementos clave de esta técnica que ha demostrado ser tan beneficiosa.

Enfoque en el proceso

Un enfoque en proceso será distinto siempre. ¿Por qué? Porque va a depender de las metas que se buscan, y también del tipo de empresa en el que se trabaja.

Las metas de toda compañía han de estar equilibradas con el equipo que está encargado de conseguirlas. A partir de ahí, el coach podrá trabajar enfocando sus estrategias en el fin. Si no están así, tendrá que proceder primero a la búsqueda del equilibrio necesario.

Llegados al punto de equilibrio, el coach va a poner en práctica las técnicas necesarias para la detección de hábitos y conductas que limiten. Una vez lo tenga analizado, comenzará a trabajar en la mejora para que, como equipo, la empresa alcance sus objetivos.

Interacciones entre coach y grupo de trabajo

Lograr una mejor gestión empresarial por medio del coaching exige un enfoque claro, como hemos visto, en diversas direcciones. Por ejemplo, la persona que se convierte en cliente o coachee con respecto a su coach o entrenador, y viceversa.

En estos casos, el intercambio de información es vital para que el coach pueda llevar a cabo su trabajo. De ahí que haya que implementar largas horas de charla, cuestionarios y demás, todo ello en un ámbito total de sinceridad. De lo contrario, no habrá avances.

Es decir, coach y coachee se deben involucrar al máximo, hasta crear relaciones muy cercanas. Así es como se consigue llegar a la base del problema y encontrar las mejores fórmulas para solucionarlo y conseguir los objetivos marcados en el proceso.

Responsabilidad mutua y compartida

Es decir, a raíz que las interacciones crecen, también se establece una responsabilidad que es mutua y que comparten tanto los alumnos como el coach. Por eso se debe poner especial énfasis en el contexto, para alcanzar la competitividad deseada y mejorar el rendimiento de todos los actores que forman parte de la empresa.

Así pues, si un tutelado fracasa, también lo hace el coach. Por tanto, todas las partes deben asumir sus responsabilidades, igual que sus aprendizajes, tanto los obtenidos de los éxitos como de las derrotas.  

En una actividad de coaching, todo se comparte. El buen profesional lo sabe, por lo que todas las personas implicadas han de saber que tienen que exigirse el máximo mutuamente.

El respeto es la base del proceso de coaching

La base del coaching para lograr una mejor gestión empresarial ha de partir del respeto. Y eso es lo que tiene que conseguir el profesional, así como los coachees. Una vez se optimiza el comportamiento de todos los actores implicados, se puede empezar a trabajar y construir.

En este proceso cobra especial importancia la ética profesional. Tanto el coach como el alumno deben respetarse mutuamente, pero también respetar los valores de la empresa en que trabajan. Así se logra una máxima eficiencia en línea con las exigencias corporativas de la organización.

Los beneficios de la aplicación del coaching para lograr una mejor gestión empresarial

Podemos diferenciar dos vertientes en la importancia del coaching empresarial. Por una parte, es importante desvelar el valor del desempeño laboral de los empleados, emprendedores y colaboradores que participan en el proceso; pero, a su vez, hay que destacar el valor de las empresas que apuestan por este método para crecer.

Los trabajadores

El trabajador está enfocado en el aprendizaje cuando se presta a ser partícipe de un proceso de coaching empresarial. Es decir, estará receptivo a los aprendizajes y dispuesto a recibir constante formación para estar al día y ser cada vez mejor profesional, más eficiente y productivo.

Las empresas

En la parte que respecta a las empresas, debemos saber que el coaching va a desplegar su potencial máximo para que todos los actores implicados obtengan la capacitación y la inspiración máxima para que se optimice la productividad y en rendimiento de los actores implicados.

Todo ello se hace sin que se pierda nunca de vista el factor humano. Es decir, tanto empresa como trabajadores deben ser capaces de alcanzar sus metas personales y profesionales. Y ahí, el coaching hace un trabajo ingente para lograr la máxima motivación en todos los estamentos.

Los beneficios del coaching empresarial

Dicho todo esto, vamos a explicar con profusión cómo te ayuda el coaching a lograr una mejor gestión empresarial. Para ello, lo ideal es ahondar en sus beneficios. Los comentamos.

Fomento de las relaciones productivas

El coaching puede aumentar la productividad empresarial en porcentajes elevados, alcanzando incluso en el 70% si se aplican las estrategias más adecuadas a las necesidades de la compañía.

El trabajador va a aprender a ser más eficiente, transformándose en el proceso en un actor capaz de identificar los proyectos más interesantes para multiplicar su productividad.

Todo esto se realizará sin perjuicio para el empleado, que no solo no dañará su salud emocional y física, también las verá mejoradas.

Es necesario que los trabajadores sientan una identificación positiva con las labores y funciones que llevan a cabo. A ello ayuda el coach, logrando la óptima motivación, para que los equipos de trabajo dispongan de aprecios mutuos sinceros, permitiendo que los empleados no duden de sus talentos y aportaciones, pues se sabrán válidos y serán más autosuficientes y con elevada autoestima.

Desarrollo de capacidades profesionales

Obviamente, una mejor gestión empresarial pasa por una potenciación de los talentos de cada miembro de la compañía. Por tanto, hace falta crear un ambiente adecuado para que los colaboradores vayan poco a poco explorando sus capacidades y demás.

El coach empresarial trabajará codo con codo con cada miembro del equipo para apostar por su crecimiento profesional. Así se explorarán los límites, se localizarán nuevas ideas de valor y se perderá el miedo a la equivocación para lograr un ambiente de libertad para el desarrollo y para obtener un funcionamiento óptimo.

Mejora del desempeño y la actitud

La actitud con la que trabajan los empleados darán la medida exacta de las capacidades de crecimiento que tiene una empresa. Por eso el coaching empresarial se enfoca con fuerza en la mejora del desempeño y en el desarrollo de las capacidades individuales y grupales de cada miembro de la organización.

Llegar a acuerdos, conseguir que personas en apariencia diferentes colaboren bien y admitir errores que no supongan un cargo negativo para que el grupo siga creciendo y mejorando son algunas de las labores que realizan los coachs para alcanzar los objetivos empresariales obteniendo una mejor gestión.

A todo ello se suma el trabajo de reducir los egos y resaltar las oportunidades de crecimiento, tanto individuales como grupales. Así se evita una competencia interna excesiva, que se transforman en una solidaridad sana y colaborativa.

Fomento de la cultura de la capacitación

Igualmente el coaching orientado a lograr una mejor gestión empresarial se enfoca en la aplicación de una cultura de aprendizaje, asesoría y capacitación de los miembros de los equipos corporativos.

Se refuerza la idea de potenciación de ejercitar la mente, mejorar la creatividad y descubrir las formas óptimas de llevar a cabo las tareas para que sean más productivas y eficientes.

Toca enfatizar en la capacidad de cada individuo para superarse. Para ello, cualquier actor implicado en la empresa ha de tener la actitud adecuada, las ansias por mejorar y la formación continua. Evitando, claro está, la quemazón y la desmotivación.

Es vital que todos los empleados se sepan valorados, queridos y capaces. Para ello, hay que mejorar el ambiente laboral y apostar, además de por el coaching, también por otras técnicas como el mentoring, por ejemplo.

Identificación de problemas

Tan importante como mejorar el ambiente y potenciar el crecimiento es identificar los problemas, los desempeños reducidos y los comportamientos inadecuados de los participantes en la compañía.

A raíz del diagnóstico que lleva a cabo el coach se pueden encontrar puntos de mejora que permitan que las labores de los empleados se vuelvan más eficientes, pues se potencian esos espacios en los que se pueden reforzar para alcanzar las metas.

Todo esto se hace siempre en virtud de los valores de la compañía, así como según su filosofía. Todo con el fin de lograr una mejor gestión empresarial siguiendo un manual de buenas prácticas y evitando fricciones, problemas actitudinales, etc.

Estímulos personales

Cada persona lleva dentro su propio coach. Por eso es importante que el profesional estimule las capacidades de cada empleado, de forma que sea cada uno quien encuentre la motivación y el ansia de mejora dentro de sí.

Cada uno ha de encontrar su propio método para continuar con la mejora, incluso cuando el coach abandone su trabajo. Todo ello con el fin de que el entorno de trabajo sea el adecuado a las necesidades individuales y grupales.

Fortalecimiento del liderazgo

También los líderes se ven fortalecidos y apoyados. Tanto directivos como jefes de equipo disfrutarán de un entorno ideal para desarrollar tanto sus capacidades propias como las de las personas que están a su cargo.

Recordemos que el líder es una figura clave en el organigrama de toda empresa. Es una persona que inspira, que comunica con claridad, que maneja todos los estamentos de la compañía y que conoce en profundidad a su gente. Por todo ello será quien refuerce el sentimiento de grupo de la organización.

Así pues, el coach empresarial trabaja, además de con los empleados, con los líderes, para lograr que todos en la empresa reman en la misma dirección, alcanzando los objetivos planteados en un ambiente adecuado de compañerismo y productividad.

Resolución de conflictos internos

Obviamente, el coaching tiende a lograr una mejor gestión empresarial por medio del aprendizaje de la resolución de conflictos desde un punto de vista creativo, imaginativo y novedoso.

Si tendemos a arreglar los problemas desde un mismo prisma siempre, en todo momento encontraremos idénticas soluciones. Si estas no funcionan, seguiremos empantanados en el mismo punto. De ahí que sea tan importante buscar nuevas perspectivas que nos permitan crecer como individuos y como empresas.

Así es como te ayuda el coaching a lograr una mejor gestión empresarial. Ahora, necesitas al profesional que comience a colaborar en el crecimiento de tu compañía. Para ello, clica aquí y echa un vistazo al equipo de expertos que tenemos preparados para ti. Aprovecha este momento clave para lanzar tu organización o proyecto al estrellato y al éxito más rutilante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Zeta Online S.C.P.
  • Finalidad: Gestión de los comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en Comvive Servidores y Mailchimp, nuestros proveedores de hosting y email marketing.
  • Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un correo a hola@somoscoaching.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Emociones negativas: cómo controlarlas y cómo te ayuda el coaching

24 noviembre 2022

Habilidades profesionales: qué son y cuáles importan más

17 noviembre 2022

8 interesantes negocios para emprender

10 noviembre 2022