Cómo preparar una entrevista de trabajo y triunfar - somoscoaching.com

Cómo preparar una entrevista de trabajo y triunfar

26 noviembre 2021

Es una pregunta recurrente que preocupa a miles de personas que aspiran a encontrar un buen empleo. ¿Cómo preparar una entrevista de trabajo y tener éxito? Veamos.

Pero, antes de continuar, un detalle. Mentiríamos si dijésemos que hay una clave maestra para encontrar un trabajo cada vez que hacemos una entrevista. No existe la fórmula maestra.

Sin embargo, sí que hay elementos a considerar que te pueden acercar más al éxito. Y ahí es donde redundaremos en este artículo.

Para ello, además de leer este texto e informarte, también conviene que busques ayuda profesional. Hoy en día, un buen coach, por ejemplo, te puede resultar vital para que encuentres en ti esas habilidades y competencias que te permitan triunfar.

Recuerda que el coaching no ofrece terapias ni nada por el estilo. El coach profesional se convierte en un guía, una figura que te acompaña durante un tiempo, y te habilita para que encuentres dentro de ti la fuerza y la energía para encontrar tu desarrollo óptimo a diversos niveles, desde el deporte hasta la vida misma, pasando por el trabajo, por la alta dirección, etc. 

Descubre cómo preparar una entrevista de trabajo

A lo largo de una entrevista de trabajo encontramos tres momentos clave:

  • Antes de la entrevista.
  • Durante la entrevista.
  • Después de la entrevista.

Aunque nos vamos a centrar en el previo, es decir, en la preparación, también hablaremos de lo que hacer durante la entrevista, y de cómo comportarse una vez que has superado esta fase, pues no acaba todo ahí.

La preparación de la entrevista

Veamos cómo puedes mostrar todos tus conocimientos y tus competencias y habilidades en poco tiempo, pues la entrevista de trabajo puede durar apenas cinco minutos, tal vez quince, igual treinta o hasta una hora, pero no es lo habitual este último caso. De cualquier forma, has de resumir tus capacidades y tu formación a la que has dedicado toda una vida en muy poco tiempo.

Así pues, para preparar bien la entrevista, recuerda estos detalles.

Recopila toda la información necesaria

Conoce toda la información que puedas sobre la empresa para la que haces la entrevista. Incluso conviene que conozcas a la persona que dirigirá dicha entrevista. Desde su nombre y apellidos hasta su empleo, desempeño, etc. Hoy en día, gracias a LinkedIn, encontramos muchas facilidades para investigar y conocer bien a cualquier profesional.

Además, apúntate bien la hora a la que es la entrevista. Descubre cómo llegar al lugar de encuentro, si hay sitio para aparcar en la zona, etc. ¿Para qué? Sencillo, para que no llegues tarde, pues la imagen que das si no estás en tiempo y forma para este proceso es bastante negativa.

Puedes aprender sobre la empresa en profundidad. Desde su situación financiera hasta su historia. Pero lo importante es que conozcas sus valores, su filosofía, sus competidores, sus productos y servicios, etc.

Igualmente puedes optar por preparar algunas preguntas o dudas que quieras exponer ante el entrevistador.

En cualquier caso, cuida cada detalle, desde la actitud hasta la vestimenta. Es necesario que el entrevistador encuentre en ti a la persona indicada para el puesto.

Estudia tus fortalezas, pues van a ser analizadas y puestas a prueba por el reclutador. Tu aptitud, tu actitud, tu motivación, tu carácter, tu creatividad, tu madurez, tu capacidad para hacer frente a la adversidad y resolver problemas, etc.

Y, por supuesto, debes practicar tu dicción. Habla con seguridad y con firmeza, creyendo en ti. Para ello, mirarte al espejo mientras das tu discurso puede ser una prueba interesante.

Además, aunque parezca curioso, debes estudiar bien tu currículum. Si tienes larga experiencia, podría haber partes que ya no recuerdes bien, y por las que el entrevistador te podría ‘cazar’ despistado.

Y, como es lógico, cuida tu vestimenta, como ya hemos comentado. Recuerda el tipo de puesto de trabajo para el que postulas, la filosofía y los valores de la empresa, y viste en consecuencia. No pierdas tu personalidad, pues es conveniente que te sientas cómodo en tu papel. Ahora bien, no vayas de cualquier forma, sin aseo y sin las prendas adecuadas a la situación.

Durante la entrevista de trabajo

¿Qué debes preparar para afrontar la entrevista de trabajo de forma correcta para superar con éxito esta prueba? Veamos el comportamiento y la actitud correcta para el proceso.

  • Puntualidad: como ya se ha dicho, es importante que llegues unos minutos antes al lugar de trabajo. No hay excusa en este punto.
  • Saludo cordial: una vez entres a la oficina o despacho en que te entrevistarán, saluda al reclutador o a los profesionales que te vayan a entrevistar. Memoriza sus nombres y sé cordial y amable.
  • Gestos de cortesía: conviene que estreches la mano con firmeza si es necesario. Además, también es positivo que no te sientes hasta que te ofrezcan una silla. Una vez sentado, mantente erguido, en posición de escucha activa, con la espalda recta, sin acostarte lo más mínimo. Recuerda no mirar al suelo todo el rato, no frotarte las manos o hacer cualquier gesto que muestre nerviosismo excesivo.
  • Carisma: sonríe, no pierdas el buen humor, demuestra tu educación y saber estar, mira a los ojos cuando hables o te pregunten, conversa agradablemente y expón todas las habilidades disponibles que te han llevado hasta ahí.
  • Fíjate en todo tipo de detalles: si eres una persona observadora, podrás saber por dónde te quiere llevar el entrevistador. Ahora bien, tienes que asegurarte de que tus logros, tu motivación y tu discurso queda bien patente y claro.
  • Transmite seguridad: sé conciso, concreto y, sobre todo, sincero. Hablar de tus puntos fuertes con serenidad y lanza tu discurso siempre que tengas oportunidad demostrando que eres la persona adecuada para el puesto.
  • Actitud: tu actitud ha de ser siempre abierta, comprensiva, activa, decidida y segura. No te cierres las puertas a consejos y sugerencias, mantente firme y demuestra todo lo que llevas dentro. La oportunidad es única y debes aprovecharla al máximo.

Qué no deberías hacer en una entrevista de trabajo

Por lo que hemos ido comentando hasta ahora, seguro que ya puedes imaginar qué no se debe hacer durante la entrevista de trabajo, igual que antes y después.

En cualquier caso, consideramos importante explicar este punto también y dar los detalles adecuados. Así optimizarás tus posibilidades de triunfo y éxito en este proceso de selección.

No seas demasiado breve en tus respuestas

Hay que saber encontrar el equilibrio. Nunca respondas con un sí o un no a no ser que te lo pida el entrevistador. De lo contrario, explica el porqué de tu respuesta y justifica lo que dices, pero sin explayarte en exceso.

Nunca mientas

No conviene que mientas nunca en una entrevista de trabajo. Lo más importante es que respondas con sinceridad, con franqueza y, sobre todo, con concisión y seguridad, sin denotar nervios o miedos.

No hagas comentarios despectivos del pasado o el presente

Es posible que no estés feliz en tu trabajo actual, de ahí que quieras cambiar. Aun así, no conviene hacer comentarios despectivos de tus jefes, ni los que puedas tener ahora mismo, ni de los que tuviste en el pasado.

Das muy mala imagen si criticas a tus ex superiores. Además, ¿quién le dice al entrevistador que no harás lo mismo en el futuro si te contrata? Obviamente, las empresas cuidan mucho su imagen pública y lo que se dice de ellas.

Evita ciertas preguntas

A la hora de preparar una entrevista de trabajo, una vez estés inmerso en la labor, recuerda que hay preguntas que es mejor no hacer. Por ejemplo, en lo referente al salario, a los incentivos y a los periodos vacacionales.

De todas formas, es común que sea en seleccionador el que te hable de este tipo de asuntos. Así pues, sé paciente y no menciones las condiciones salariales hasta que no sea la otra parte la que lo haga.

En cualquier caso, es posible que conozcas este tipo de informaciones de forma previa. Es bastante habitual que cuando veas la oferta, todos estos detalles ya estén marcados.

Preguntas que pueden resultar difíciles

Es posible que durante la entrevista tengas que responder a preguntas complicadas, no íntimas, pero sí que te pillen por sorpresa. Por eso hay que estar prevenidos para cualquier cosa, pues mientras no entren en asuntos demasiado personales, cosa que no deberíamos permitir, sí que hemos de estar listos para ciertas cuestiones.

Es fácil que te pregunten por lo que te atrae de la empresa, por tu futuro, por trabajos anteriores, por lo que sabes de la compañía a la que aspiras para trabajar, etc. Esas son las cuestiones habituales.

Ahora bien, también es posible que te pidan que te describas, que remarques tres fallos y tres habilidades que tienes, por ejemplo. Aquí, y pensando que hemos de ser sinceros, conviene ir prevenidos. Podemos hablar de errores que cometemos, de lagunas que posee todavía nuestro perfil, pero también que estamos trabajando en ello para mejorar, por ejemplo, haciendo algún curso, colaborando con un coach, etc.

En cualquier caso, trabaja mucho estos aspectos y prepara la entrevista en profundidad para que no te puedan cazar desprevenido en ningún aspecto. Ten muy presente tu currículum, tus posibilidades, tu formación, la empresa que te hace la entrevista y cada detalle de tu perfil, tanto lo bueno como lo malo.

Prepara cuestiones sobre el trabajo en equipo y tu adaptabilidad a él, sobre tus aficiones, sobre tu capacidad para desplazarte y viajar por trabajo, sobre tu motivación, sobre sueldos anteriores y aprendizajes en proyectos previos, sobre tu futuro en los próximos años y cómo te gustaría estar, etc.

Qué pasa después de la entrevista de trabajo

Recuerda que, si te dan la posibilidad de preguntar o añadir algo una vez termina la entrevista de trabajo, no estaría mal que llevases preparado un pequeño discurso breve a modo de colofón. Habla con cortesía, sin adelantarte, y mostrando seguridad. Eso gustará al reclutador.

Y luego, ¿qué? Pues el trabajo no acaba con el fin de la entrevista. Una vez te despides con cordialidad y mostrando tu mejor sonrisa, toca hacer seguimiento para demostrar que realmente tienes interés en el puesto.

Y es que, aunque no lograses superar esta fase, si has demostrado motivación e interés, podría ser que la propia empresa te tuviera en cuenta para futuras vacantes, o tal vez para proponerte otros puestos en su compañía.

Todo dependerá en buena medida de ti. Y es que, además, hoy en día disponemos de herramientas muy útiles para seguir el post de una entrevista. Por ejemplo, utilizando LinkedIn, la red social profesional que facilita notablemente el contacto con empresas, compañeros y otros trabajadores con intereses y formación afín a la nuestra, y de la que ya hemos hablado.

Eso sí, recordemos no ser demasiado insistentes, pues podría acabar por volverse en nuestra contra. Solo una muestra de interés será útil y suficiente.

A modo de resumen

Con lo expuesto, ya tienes todo lo básico para saber cómo preparar una entrevista de trabajo y aspirar a tener éxito en la consecución de tu objetivo. No obstante, vamos a resumir algunos de los aspectos más importantes que tendrás que cuidar en el proceso:

  1. Investiga a la empresa que te entrevistará y conoce bien su filosofía, sus valores, su sector, etc.
  2. Prepara bien tu currículum y memoriza cada detalle.
  3. Practica tu forma de sentarte, de hablar y de comunicarte. Es necesario que tengas un discurso firme y bien trabajado.
  4. Viste correctamente de acuerdo a tu forma de ser y a los valores de la empresa en la que quieres trabajar. Cuida las prendas elegidas, la higiene personal y todos los detalles necesarios.
  5. Sé correcto en todo momento. Actúa con educación y paciencia, responde solo cuando te den paso y sé sincero siempre.
  6. Sonríe cuando sea necesario, mantente bien sentado en la silla y guarda calma y serenidad mientras dure la entrevista.
  7. Una vez terminado el proceso, haz un seguimiento y muestra un interés moderado. Es necesario que el reclutador sepa que eres una persona motivada con ganas de aportar a su empresa.

Ya sabes cómo preparar una entrevista de trabajo. Si necesitas más ayuda, no tienes claro cómo guardar calma o la paciencia no es tu fuerte, conviene que contactes con alguno de los coachs que encuentras en esta plataforma. Estos profesionales serán capaces de ayudarte y guiarte para descubras tu mejor versión en cuestión de pocas semanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Zeta Online S.C.P.
  • Finalidad: Gestión de los comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en Comvive Servidores y Mailchimp, nuestros proveedores de hosting y email marketing.
  • Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un correo a hola@somoscoaching.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Emociones negativas: cómo controlarlas y cómo te ayuda el coaching

24 noviembre 2022

Habilidades profesionales: qué son y cuáles importan más

17 noviembre 2022

8 interesantes negocios para emprender

10 noviembre 2022