Cómo mantener la concentración - somoscoaching.com
16 abril 2021

La productividad personal y el desarrollo profesional óptimo pasan por aprender a mantener la concentración de forma óptima. ¿Cómo? Precisamente eso es lo que vamos a descubrir a continuación.

Mantener la concentración: ¿para qué sirve?

Seguro que alguna vez has tenido un jefe de esos que quiere que pases en tu puesto de trabajo diez o doce horas al día sin parar. Es muy probable que hayas imaginado o comprobado que eso es perjudicial, y que es mucho más productivo trabajar con una concentración óptima durante unas cuatro o cinco horas, tal vez seis o siete, incluso ocho, y descansar el resto. ¿Te has fijado en ese detalle?

Ahora bien, uno de los secretos de la productividad es la concentración. Si estás despistado y no te centras en la verdadera labor, finalmente echarás las diez o doce horas diarias que quiere tu jefe y no habrán servido para nada o habrán sido mucho más improductivas de lo que te gustaría.

Por eso, para mantenernos concentrados, es importante eliminar distracciones. Los teléfonos sonando, las reuniones inútiles, los compañeros que interrumpen constantemente… Todo eso reduce tu capacidad para concentrarte y te obliga a perder y malgastar mucho tiempo y mucha energía.

Cómo puedes mantener la concentración durante más tiempo

Hay muchas técnicas que ayudan a mantener una mejor concentración. Personas diversas usan el deporte, el yoga o la meditación para relajarse y estar más centrados en lo verdaderamente importante.

No obstante, los expertos en coaching y otras técnicas recomiendan diversas fórmulas menos exigentes que básicamente tienen que ver con la forma en que nos organizamos. Veamos a qué se refieren y cómo nos ayudan en este sentido.

Objetivos diarios

Plantéate cada día una serie de objetivos y trabaja por conseguirlos. Eso sí, recuerda que deben ser realistas. No servirán de nada si son demasiado difíciles o excesivamente fáciles.

Si te marcas objetivos significativos, verás cómo no solo aumenta tu capacidad de concentración, también verás cómo crece tu productividad.

Divide el día en metas

Cada jornada debe estar dividida en pequeñas metas. ¿Con qué objetivo? Cada una de dichas metas será una parte de un gran plan de acción que, una vez termina, dará como resultado la consecución de un objetivo mucho más grande. Para lograrlo necesitarás motivación y concentración.

Elige tus momentos

¿Qué queremos decir con esto? Tendrás que analizarte y saber cuál es el momento del día en el que más y mejor te concentras. La mayor parte de la gente lo hace por la mañana, a primera hora del día. Según avanza, va perdiendo energía y, por ende, capacidad de concentración.

Si trabajas en casa, por ejemplo, tendrás que adaptar tu trabajo a tus rutinas y posibilidades. Por eso conviene dejar las tareas más repetitivas, sencillas o aburridas, para el final del día.

Abandona a la gente

Pero no para siempre. Abandona a los demás durante el tiempo en que trabajas, impidiendo que te molesten. Como dicen algunos coachs, cuelga el cartel de No molestar, así, mientras tengas tu concentración al máximo, nadie te va a interrumpir y podrás funcionar a tope. Así pues, que nadie aparezca por tu espacio de trabajo durante esta fase.

Fuera distracciones

Igual que no quieres que la gente te moleste, que tampoco lo hagan elementos como el teléfono móvil, las notificaciones de las redes sociales, los mensajes de email… Que nada te distraiga mientras estés al máximo de tu concentración.

Descansos

Si disfrutas de descansos organizados, sobre todo después de tareas que te han resultado especialmente costosas, también vas a poder recargarte de energías para lanzarte a por la siguiente labor.

Recompensas

Comúnmente confundimos el objetivo. Es decir, tendemos a castigar a quien no lo hace bien, mientras pensamos que el que sí realiza un buen trabajo lo hace porque está obligado a ello.

Pensemos por un momento. Una persona que trabaja, está obligada a hacer su trabajo por contrato. Ahora bien, ¿está obligada a hacer el máximo y a optimizar su labor? No. Lo hará solo si está motivada y concentrada. Y para ello un buen sistema de recompensas, ya sean emocionales o materiales, suele ser útil.

Entornos

Si creamos un entorno de trabajo adecuado, sin distracciones, con todo lo necesario al alcance, también favorecemos nuestra capacidad de concentración mientras disminuimos las posibilidades de interrupciones innecesarias.

Hábitos de vida saludables

Es decir, comida equilibrada en base a una dieta sana, disfrute del tiempo libre, sueño reparador y suficiente para enfocar cada nuevo día descansado, etc.

Ya conoces algunos tips que te servirán para entender cómo mantener la concentración a lo largo de cada jornada. Aun así, si no es suficiente, recuerda, nuestros coachs serán de gran ayuda. ¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: Zeta Online S.C.P.
  • Finalidad: Gestión de los comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Destinatarios: Tus datos serán guardados en Comvive Servidores y Mailchimp, nuestros proveedores de hosting y email marketing.
  • Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un correo a hola@somoscoaching.com
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Cómo te puede ayudar el coaching a ser tu mejor versión

22 octubre 2021

Cómo crear un espacio de trabajo productivo

15 octubre 2021

Las 7 preguntas para conocer mejor a una persona

15 octubre 2021